Dansk - ScientologiDeutsch - ScientologyDutch - ScientologyEnglish - ScientologyEspañol - ScientologyFrançais - ScientologieItaliano - ScientologyGreek - ScientologyJapanese - ScientologyMagyar - SzcientológiaNorske - ScientologiRussian - ScientologyHebrew - ScientologySvenska - Scientologi
¿Qué es Scientology?
Busca
Página InicialMenú PrincipalContactosNoticiasLibreriaGlosarioLinks

Prefacio
Cienciología: sus antecedentes y sus orígenes
Los principios de Scientology y su aplicación
Los servicios de Scientology
Servicios ministeriales y del capellán y cuestiones  de ética y justicia de Scientology
La efectividad de Scientology
Las iglesias de Scientology y sus actividades
Actividades en la comunidad
Actividades de reforma social
Instituto mundial de empresas de Scientology (WISE)
Actividades de Mejoramento Social
Las estadísticas y el crecimiento de Scientology
Un catecismo de Scientology
L. Ronald Hubbard
Referencias
CAPÍTULO 39

L. RONALD HUBBARD
LA INFLUENCIA QUE SU OBRA HA TENIDO EN EL MUNDO

A
lo largo de la historia, los avances más importantes de nuestra cultura y civilización no se han producido porque el hombre haya inventado una espada más afilada para el soldado de infantería, un mejor arco para el arquero, carros de combate más poderosos para la caballería o bombas atómicas. De lo que ha surgido el progreso ha sido de las nuevas ideas de los hombres que piensan.

Como L. Ronald Hubbard escribió en La ciencia de la supervivencia: “Las ideas, y no las batallas, son las que marcan el progreso hacia adelante de la raza humana”. Cuando una idea representa verdades fundamentales y funcionales, muchos la adoptan y logra una resistencia que perdura a través del tiempo, como sucedió con La República de Platón, escrita más de 300 años antes del nacimiento de Cristo, pero que, sin embargo, catalizó a los pensadores políticos durante siglos, y cuyos conceptos básicos podemos encontrar aún entretejidos en la trama de los gobiernos modernos. Asimismo, las leyes matemáticas que Descartes enunció en el siglo XVII se siguen enseñando hoy en día en las universidades y se continúan utilizando como herramientas en la investigación científica.

Hoy en día, en los albores de un nuevo milenio, los últimos 100 años han sido testigos de los más rápidos avances tecnológicos jamás vistos. Dichos avances, por desgracia, han venido acompañados de un declive equiparable en la influencia benéfica de la religión y de la eliminación sistemática de las humanidades de nuestros sistemas educativos. Los resultados han sido diversos: mientras hemos sido testigos de un aumento del nivel de vida en términos materiales, también es cierto que hemos sufrido los horrores de dos guerras mundiales, genocidios políticos, raciales y religiosos a una escala sin precedentes, así como agitación social; todo ello reflejado en el vertiginoso descenso de los estándares morales, la ruptura de la unidad familiar, los crímenes acompañados de violencia, la generalización del abuso de las drogas en todos los niveles económicos y el fracaso de los sistemas educativos.

Entre toda esta gran confusión, L. Ronald Hubbard buscó los avances espirituales que le guiaron hacia el desarrollo de Scientology y, posteriormente, a la fundación de la religión de Scientology: la única religión importante nueva establecida en el siglo XX. Pero el nacimiento de Scientology ha significado algo más que el brote de una religión a nivel mundial, con 8 millones de seguidores: como ha ocurrido a lo largo de la historia, las ideas de un hombre han sido adoptadas y propagadas por muchos, tanto cienciólogos como no cienciólogos, y se han convertido en parte de la trama de la cultura moderna.

AnteriorSiguiente
 

| Qué es Scientology página inicial | Links de Scientology | Glosario | Librería |
| E-mail | Encuesta | Más acerca de Scientology | Scientology |
| Scientology (Italiano) | Scientology (Deutsch) | Scientologie (Français) | Scientology (Español) | Scientology (Taiwanese) |
© 2000-2007 Church of Scientology International. Todos los derechos reservados.
Para información sobre marcas registradas.